Confitería Libertad: Cerró, pero su recuerdo debe perdurar

No estamos en condiciones de decir cuándo abrió sus puertas. Lo que sí sabemos, es que al momento en que se instalara, lo hizo en el local donde estuvo siempre hasta el instante reciente en que las cerró.

La tradición oral, esos relatos que se trasmiten de boca en boca y a los que ahora casi nadie les da importancia porque se tratan de “cosas de viejos” o “de tiempos idos”, dicen que quien lo hizo fue el padre de Coco y de Tucuta, que tenía fama de ser el mejor fabricante de masas y otras exquisiteces. Se lo describe como un hombre de estatura mediana, cabello entrecano y rostro adornado por un par de anteojos de formato redondo, cuyo rasgo característico habría sido padecer de una pequeña cojera. La suya era una “confitería” en un local de tamaño reducido, con unas pocas mesas, con un par de vitrinas y con una ambientación que hacia recordar a la de una pequeño local con dignidad burguesa.

Sus hijos continuaron con la tradición que él había iniciado, siendo, como aquel, excelentes pasteleros, que dieron impulso, ampliándolo en lo que se mostraba con una larga galería en el que se llegó a reunir la mayor parte de la “bohemia” de Colón, por no decir de los noctámbulos trasnochadores, mientras que durante el día era el lugar ideal para terminar la media jornada tomando un café, entre amigos y hablando de bueyes perdido. Faltaríamos a un detalle importante si no dijéramos que en el local se comían, lo que amigos exagerados consideraban las mejores milanesas del mundo.

Todo pasa, como reza en una frase que en verdad era poco feliz, que inscribió en su anillo de sello Humberto Grondona.

Pero la Confitería Libertad “no debe pasar”, en el sentido que no debe caer en el olvido. Dado lo cual es de esperar que exista quien asuma la tarea de reconstruir su historia en la forma más completa posible, haciendo referencia a los trabajos y los días de sus sucesivos dueños y también de su larga legión de parroquianos habituales.

Fuente: El Entre Ríos (edición impresa)

2 thoughts on “Confitería Libertad: Cerró, pero su recuerdo debe perdurar

  • 19 enero, 2017 en 00:16
    Permalink

    la confiteria abrió en 1927…asi estaba pintado con letras chiquitas y humildes en la vidriera. Pasé ayer y unas personas estaban cargando materiales viejos. Les pregunté por la vidriera, ante la posibilidad lejanisima de encontrar el ¨desde 1927¨ pero ni se dieron cuenta de mi presencia. Una lastima muy grande.
    No sé si alguien de la Municipalidad podrá o habrá recuperado la marquesina y otras cosas que valen la pena mantener

    Responder
  • 30 diciembre, 2016 en 22:54
    Permalink

    en la propia vidriera del local dice ( o decía ) ¨desde 1927 ¨

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>