Las calles de Villa Elisa y su intrincada historia

Idas y venidas en los años de la fundación de la localidad y sus primeros habitantes participativos, en una investigación del historiador David Pascal Rougier.

La década de 1880 fue para la Argentina su consolidación política, económica y social; dentro de un esquema centralista, se produce la gran marea inmigratoria que oficiaba como by pass para aliviar a Europa de su superpoblación y en esta época que se fundan la mayoría de las ciudades del país, mayormente a la vera de ese nervio conector (con el puerto) que eran los caminos de acero y es así como los propietarios de la época infundieron sus ideas sobre el catastro de esos lugares que, a su centenario de trazados, tal vez hubiesen alcanzado la dignidad de “ciudad”.

Héctor de Elía, como empresario colonizador, traza la villa “Elisa” y bautiza sus calles con nombres que para nosotros son próceres, pero para él fueron abuelos y amigos de la familia.

La plaza principal de la ciudad denominada “25 de Mayo” con cuatro manzanas de área no existe hoy, sino como un rombo que aloja al templo católico en el centro de lo que hubo de ser una gran plaza.

Las calles y bulevares rememoran a personajes de la Primera Junta y controvertidos familiares. Dos marinos tuvieron sus nombres en bulevares elisenses, dispuestos en paralelo pero enfrentados, tal cual sus vidas: Almirante Guillermo Brown (hoy Boulevard Presbítero Jorge Schroeder) y Almirante Juan Heanstald Coe (hoy Boulevard José Lino Churruarín) el marino irlandés héroe de la Guerra del Brasil, tuvo como subordinado y gran amigo personal al estadounidense Juan Heanstald Coe, quién fue el abuelo materno de nuestro fundador.

Los unió una relación muy cercana en una primera instancia, profesándose ambas familias profundo afecto. Durante la Batalla de Monte Santiago (Guerra del Brasil), Coe acompañó en las tres largas horas de agonía al que iba a ser próximamente yerno de Brown, el marino Francisco Drummond, quien luego que un cañonazo le mutilara una pierna y muere en compañía de Coe, que redacta su última voluntad.

Coe en sí mismo fue un personaje controvertido: peleó junto a Brown y en su contra algunas veces con Urquiza y en su contra, según fue menester y dependiendo del mecenazgo monetario al que respondía. Juan Heanstald Coe ingresa a la sociedad porteña por la puerta grande, mediante su casamiento con Trinidad González Balcarce, hija del gobernador Juan Ramón González Balcarce, quien perteneció a una vasta familia de federales porteños, todos héroes que desenvainaron la espada en pos de la construcción de la independencia y organización nacional, por eso don Héctor en una sintética solución decide que la hoy calle José Ernesto Moix se llamase “Generales Balcarce”, en memoria de su bisabuelo Juan Ramón y sus cinco hermanos militares.

El bisabuelo Juan Ramón colaboró muchísimo en la década de 1810 con Cornelio Saavedra en expulsión del virrey Cisneros o en sofocar la asonada de Álzaga, en la cual fue fusilado por ser fiel a su rey español, don Martín de Álzaga. Saavedra era la hoy calle Héctor de Elía, pero este la bautiza así en 1890 porque fue su bisabuelo político al ser el padrastro de su abuela Isabel de Álzaga de Elía, siendo esta además la prima hermana del fusilado Martín. ¿Confuso? Era lo natural en una Buenos Aires de menos de 40 mil habitantes en 1810.

Un gran amigo de don Héctor y que muchas veces actuó como mandatario en gestiones de las colonias fue el doctor José Lino Churruarín, quien fue el fundador y líder del radicalismo entrerriano y candidato a vicegobernador en 1894, secundando al doctor Morán.

¿El lector pensará que de las calles de 1890 esta es la única que permanece? Sí. El mismo nombre pero otra ubicación: el Boulevard Churruarín de 1890 es hoy el Boulevar Francisco Francou y por eso se renombra al bulevar Coe como Churruarín.

Las calles que son de igual nombre que en 1890 son Juan José Castelli y Juan Martín de Pueyrredón, militar este que luchó en las invasiones inglesas al mando de los Húsares junto al jefe de Milicias, Juan Ignacio de Elía (el bisabuelo del fundador y primer de Elía en el virreinato).

La tenacidad de Saavedra al mando de los patricios junto a Pueyrredón y al capitán Juan Ignacio de Elía, selló la suerte de las invasiones salvando estas tierras para la hispanidad en vez de terminar como colonia británica.

Roca y Mitre, las grandes avenidas elisenses simbolizaban el triunfo de las ideas liberales muy en boga en la década del 1880.

Un impasse catastral vive la villa “Elisa” hasta la primera década del 1900, cuando el fundador encarga el “ensanche” de la planta urbana con las diagonales y la Plaza Doctor José María Moreno, un destacado jurista, gobernador bonaerense y legislador, siendo amigo personal de los de Elía con reciproco trato entre este y don Genaro (padre del fundador).

La diagonal Augusto Guiffrey se llamó originalmente Agrimensor Juan Leo quien, designado por el Departamento de Topografía provincial, trazó las colonias de de Elía, llegando a ser muy buenos amigos epistolares, encargándole de Elía muchas gestiones en su afán colonizador.

Con el paso de los años, encuentra la villa “Elisa” del cincuentenario con su fundador ya extinto, pero con su nieto aparente al frente de los destinos de la “villa” por el Partido Conservador y es en esta época que se producen los cambios más curiosos en nuestras calles.

La Avenida Roca, en un gesto de unidad nacional y reparación de afrentas familiares (entre los Urquiza y los de Elía), pasa a llamarse Urquiza, que en solemne acto es bautizada con una placa que lo atestigua en el edificio policial.

La calle Coronel Cornelio Saavedra en el cincuentenario es bautizada con el nombre actual, pero el hecho histórico de haber perdido los radicales la conducción comunal no fue un convivencia pacífica, lo certifica la pronta renuncia de don Andrés Roude, acosado por los dichos del doctor Agustín Gutiérrez y hasta las calles entran en la pulseada política entre José María de Elía y el caudillo radical, quien planea que la Avenida Mitre se nombre Libertador General San Martín, proyectando incluso levantar un gran monumento ecuestre en la plazoleta frente a Casa Duprat (esquina de Avenida Mitre y calle Gutiérrez), pero luego de intensas discusiones en la Junta de Fomento, de cuyas actas se desprenden los portazos de Gutiérrez y expresiones que no guardaban estilo por parte del caudillo radical, quien finalmente acepta que Mitre se siga llamando así pero a cambio aceptó que se bautice a la calle Mariano Moreno como San Martín pero, a su vez, bautiza como Mariano Moreno a la ya demarcada calle General San Martín; la diferencia radicaba en que la hoy calle San Martín era mucho más céntrica, alojando al Correo y al Banco Agrícola, entre otros comercios.

Producido en 1943 un golpe de Estado, es confirmado José María de Elía como comisionado por el interventor federal Zavalla y esa época se produce un hecho curioso por el que la hoy Avenida Libertad es bautizada “de la Soberanía”, porque desde Paraná el interventor consideraba importante que cada ciudad posea una calle así llamada, dictando el decreto 576 del Superior Gobierno de Entre Ríos, que obligaba a los comisionados municipales a bautizar calles. ¿Absurdo? Sí, pero era propio de los hombres ebrios de nacionalismo que usurparon el poder en ese entonces.

A la Avenida de la Soberanía le es removido ese nombre por el decreto 33 del 16 de julio de 1946, firmado por el comisionado Lindor Droz y su secretaria Ethel Cláa, bautizando la diagonal como Avenida Doctor Hipólito Yrigoyen.

Las calles y sus nombres encierran no solo los deseos del fundador, sino que en sus cambios de nombres se puede analizar la valoración que en el pasado tuvo la sociedad de sí misma; Villa Elisa se ha apreciado en sus hombres propios, su historia local y debemos hacer votos para que esto siga así, porque parte grande de la esencia tradicional de Villa Elisa radica en eso, los cambios moderados y la valoración de lo propio que nos hizo y hace grandes.

Fuente: El Entre Ríos (edición impresa)
Autor: David Pascal Rougier

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>